En palabras simples, el testamento es la última voluntad y testamento es un documento legal que te permite decidir qué sucede con tu patrimonio después de tu fallecimiento.  Establece quién recibirá estos bienes y posesiones cuando muera.

Un testamento incluye instrucciones específicas sobre cómo desea que se distribuya tu patrimonio, incluidas disposiciones para cualquier propiedad personal tangible que puedas poseer.

Cualquier persona con bienes debe tener un testamento y debe actualizarse a medida que cambia la vida debido a cosas como el matrimonio, tener hijos, la muerte de un familiar, el divorcio o la adquisición de bienes. Debes revisar el testamento con regularidad para asegurarse de que siga reflejando tus deseos.

Para realizar el testamento se tienen que acudir con un notario público para iniciar el proceso legal que supervisa la distribución de los bienes. Pero cuando no tienes un testamento, el proceso judicial, conocido como administración intestada, puede volverse un infierno. Por eso es mejor prevenir.

La sucesión puede ser un proceso largo y costoso para los herederos. Además, un testamento aborda las circunstancias actuales. Debes actualizarlo con el tiempo a medida que cambien tus preferencias.

Cuando actualiza el testamento, puedes cuidar a tus seres queridos y darles tranquilidad después de tu fallecimiento. Esto debería de ser una razón poderosa para que tomes en cuenta estas recomendaciones.

Por último, te invitamos a realizar estos trámites con la ayuda de: Notaría 147.